198699,xcitefun-coca-cola

En 1886 un farmacéutico estadounidense llamado John Stith Pemberton comenzó a vender un brebaje para el cerebro cuya receta se convertiría con el paso de los años en uno de los secretos mejor guardados de la historia.

La fórmula denominada 'Merchandise 7X', o lo que es lo mismo, la receta de la Coca-Cola, se encuentra guardada bajo custodia en una caja fuerte en el SunTrust Bank Building de Atlanta, cuna del inventor de la bebida.

Sólo un puñado de personas en el mundo han tenido acceso a ese fortín empresarial y tanto hermetismo entorno al producto no ha hecho más que disparar los mitos y leyendas a su alrededor.

Y es que no es de extrañar que la bebida más popular y secreta del planeta tenga sus propias leyendas urbanas sobre sus efectos, historia o composición.

Por ello, en su 125 aniversario, The Coca-Cola Company ha decidido publicar una página web en la que desmiente muchos de los mitos que rodean a su marca.

Ni era verde ni contiene alcohol

Uno de los rumores más extendidos sobre el refresco azucarado es que su color original era verde y que, con los años, adoptó el tono marrón característico de la actualidad. Lo cierto es que, aunque el color del vidrio de la botella original era verde, la bebida siempre ha tenido la misma coloración.

También la formulación de la bebida es objeto de numerosa rumorología, desde la que vincula el nombre de la marca con extractos de hoja de coca a la que añaden que tiene restos de cerdo o chinchilla, algo que convertiría el producto en no apto para vegetarianos.

O para los musulmanes. Ya que otra leyenda urbana asegura que en la composición hay alcohol, algo que ha sido tajantemente desmentido por la compañía.

¿Efectos negativos para la salud?

Pero si una noticia ha tenido repercusión en la población es la de la falsa muerte de un joven por consumir Coca-Cola Light después de haber mascado chicles Mentos.

Cientos de vídeos en Internet, series e incluso películas se han hecho eco del 'efecto volcán' de la mezcla, que aunque cierto, no se reproduce en el interior del cuerpo humano.

Según explica la empresa en su página web, este curioso fenómeno se debe al contacto del dioxido de carbono utilizado para convertir la bebida en gaseosa con los poros de la superficie de la pastilla y no se produce en el interior del cuerpo humano.

Tampoco su ingesta masiva es letal tal y como afirman las leyendas que circulan por Internet ni se puede utilizar como eficaz pesticida.

Lo que sí reconoce la compañía como real es la gran eficacia del producto como limpiador casero. Algo lógico ya que el ácido empleado en él es similar al del vinagre o el limón, conocidos por sus propiedades desengrasantes.