terremoto

El terremoto de 8.8 grados en la Escala Richter que azotó a Chile fue incluso más fuerte que el de 7.0 grados que ocurrió en Haití en el mes de enero. La costa de Japón también sufrió uno este año, y en el día de ayer leí un reporte de que Taiwán sufrió uno de 6.4 grados. ¿Soy yo o algo extraño está ocurriendo en nuestro querido planeta Tierra?

El Pacífico es de por sí una zona riesgosa en términos de catástrofes naturales, y hasta que las placas tectónicas no logren encontrar posición de encastre los terremotos seguirán aconteciendo. ¿Cómo prevenirlos? En realidad no podemos fijar el movimiento de la tierra, y por ello debemos acostumbrarnos a vivir con terremotos. Sin embargo, conociendo los puntos más vulnerables de la Tierra ante terremotos podemos al menos prevenir varias muertes.

La ciencia conoce a grandes rasgos cuáles son las áreas con mayor probabilidad de sufrir terremotos, y en este post de OjoCientífico indicamos cuáles son estos ‘hotspots‘ por continente.

América:

El continente americano está próximo al Cinturón de fuego del Pacífico al Oeste, y la Falla de San Andrés colabora a incrementar el riesgo. Al este, las placas entre el Caribe y Norteamérica son también un riesgo, y más al norte las placas canadienses suelen generar varios problemas. La Falla de Nueva Madrid, en Norteamérica, es otro grave riesgo.

Eurasia:

Además del Cinturón de fuego del Pacífico, Eurasia está próxima a la zona Alpino-Himalayas, que también genera algunos terremotos, siendo uno de los más famosos el terremoto Sichuan de China, hace dos años. El Agujero de Tokai en Japón ha sido responsable de varios terremotos, que ocurren cada 150 años.

África:

El Macizo de África del Este tiene 2.400 millas de largo, y se extiende desde el Mar Rojo hasta Mozambique. Esta es su zona sísmica más peligrosa, la cual ha dado lugar en uno de sus ataques de ira nada menos que al altísimo Monte Kilimanjaro.

Australia:

Australia en realidad sólo ha sufrido terremotos muy pequeños, y uno de los más grandes ocurrió en Newcastle en 1989, alcanzando 5.6 grados en Richter. Es que Australia está privilegiada, ya que con su posición se encuentra en el medio de una placa tectónica, y no en los límites entre ambas