6a00d8341bf77853ef0128756e886f970c-800wi
Esto es patético, pero ocurrió el otro día. El apocalipsis no ocurrirá el 21 de diciembre del 2012 según la NASA, que ha tenido que intervenir en este estúpido debate sin sentido para tranquilizar a los que esperan el fin del mundo dentro de tres años.

En un reciente comunicado de la Agencia Espacial Estadounidense se anuncia con claridad que “Nada malo le ocurrirá a la Tierra en el 2012. Nuestro planeta ha permanecido en buen estado durante más de 4 billones de años, y la ciencia no ha descubierto ninguna amenaza para él asociada al 2012”.

El mito comenzó con Niburu, un supuesto planeta descubierto por los Sumerios cuya colisión con la tierra fue predicha para marzo del 2003. Nada ocurrió, y entonces fue arreglada para el 2012 (¿?). Ah, además el planeta no existe. También una mala interpretación del Calendario Maya anuncia el fin del mundo en el 2012 (muy mala interpretación, por cierto, debida a una confusión con los ciclos temporales de este calendario), y una (como siempre) inexacta predicción de Nostradamus apuntan a ello.

Bueno, es patético que la psicosis y la pseudociencia hagan necesario que la NASA (ocupada en cosas mucho más importantes) deba gastar tiempo en esta estupidez.

Pero bueno, algunos precisan aferrarse a la destrucción del mundo para estar bien consigo mismos. Es el morbo característico de los seres humanos. En el fondo muchos son así. Yo no, y no espero menos de los ilustres visitantes de este humilde blog.