Vein

La sangre es, por definición, roja. De hecho, su similitud con el color de la salsa ketchup ha hecho en más de una ocasión que la segunda se utilice como sustituto de la sangre en más de una película de bajo y nulo presupuesto. Pero si la sangre tiene este color ¿por qué rayos vemos las venas azules?

Dentro del cuerpo humano las cosas funcionan de la siguiente manera: el corazón bombea sangre a nuestros pulmones, donde la misma se oxigena. Luego de esto la sangre entra en circulación abriéndose camino por las arterias, y en este momento su color es rojo intenso. Posteriormente, la sangre atraviesa pequeñas venas llamadas capilares, donde deja su oxígeno en los tejidos del cuerpo y vuelve al corazón, ya de color rojo oscuro debido a la pérdida de oxígeno.

Perfecto y clarísimo ¿verdad? Pero si la sangre nunca deja de ser roja, ¿por qué vemos las venas de color azul? Simple y llanamente por una cuestión de luz.

La luz penetra por nuestra piel para iluminar las venas. En este continuum de luz ingresa luz tanto roja como azul, aunque ambas con diferentes longitudes de onda. Por esa razón, penetran con diferente éxito, y la que sale perdiendo es la azul, que rebota en las venas y vuelve a nuestros ojos tal cual es: de color azul